Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» [ Aplicación ]
Dom Abr 15, 2012 1:20 pm por .Sissel

»  Inaguración de la tienda [Semi-público: Vriska Serket & Quién quiera]
Mar Mar 06, 2012 5:26 pm por Eridan Ampora {♒}

» FICHA DE KARKAT VANTAS
Lun Mar 05, 2012 12:39 pm por .Sissel

» [Hace tanto tiempo ya...] Primer robo, primer error! (Privado, Eridan)
Dom Mar 04, 2012 10:11 am por Eridan Ampora {♒}

» { REFERENCES & RESOURCES }
Jue Mar 01, 2012 3:25 pm por .Sissel

» {Trama&Historia}
Jue Mar 01, 2012 3:02 pm por .Sissel

» {Tipos de Personajes}
Jue Mar 01, 2012 9:08 am por .Sissel

» {REGLAS DE ROL}
Miér Feb 29, 2012 4:24 pm por Admin

» {REGLAS GENERALES}
Sáb Feb 18, 2012 4:18 pm por Admin

Administración
Mejores posteadores
.Sissel (29)
 
Vriska Serket {♏} (13)
 
Eridan Ampora {♒} (10)
 
Terezi Pyrope (8)
 
Aradia Megido (7)
 
Kanaya Maryam (6)
 
Roxy Lalonde (4)
 
Tavros Nitram (3)
 
Jack Noir (3)
 
Admin (3)
 

Compañeros
Photobucket

Hetalia: El Orfanato


[Hace tanto tiempo ya...] Primer robo, primer error! (Privado, Eridan)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Hace tanto tiempo ya...] Primer robo, primer error! (Privado, Eridan)

Mensaje  Vriska Serket {♏} el Vie Mar 02, 2012 11:41 am

Estaba lista. Sus ropajes negros pegados a su cuerpo, un antifaz del mismo color escondiendo las facciones alrededor de sus ojos. Sus cuernos ocultos en dos telas enrolladas alrededor de los mismos. Con su sonrisa confiada observó a la ventana abierta a lo alto de aquella mansión. Serían cinco metros de altura, mas no importaba; ella treparía por las paredes para llegar a lo alto y, así, robar todo lo que estaba al interior de la casa (o al menos lo que pudiera cargar).

Su nombre era Vriska Serket, y estaba a punto de cometer su primera fechoría.

La emoción la embargaba de verdad. La sonrisa en sus labios se acentuó casi risueña cuando, aguantando las ganas de apresurarse, posó sus manos en las enredaderas y piedras medio salidas para poder escalar hasta la ventana, cuyo objetivo era en ese instante. Sí, ella quería ser pirata, pero dejar su marca en tierra por el momento, además de darle fama, le daría más tesoros para poder conseguir su propio barco y tripulación sin la necesidad de controlar las mentes. Capacidad que poseía y que no disfrutaba usar mucho (al menos no a esa edad).

Hace un par de días había escapado de su casa con el dinero y todo lo necesario para embarcarse en su aventura. Los encargados de la justicia, conocedores de la historia de su madre, temieron que ella siguiera los mismos pasos así que se decidieron a ir a buscarla a penas supieron que desapareció sin dejar rastro. El padre no lo dijo, fueron las empleadas. Para hacerles creer a todos que estaba muerta, agarró uno de sus más costosos vestidos y lo rajó con un cuchillo. Se hizo un corte en su mano y con la sangre que comenzó a emanar embarró el mismo. Sin mucho cuidado lanzó la prenda arruinada y la dejó, jirón por jirón, desde su cuarto hasta las afueras de su casa. Supuesto secuestro, oh, bueno. Cuando al día siguiente fueron a ver la casa y encontraron aquello todos temieron lo peor. Parte uno completa. Luego de eso había obligado a unos albañiles a construirle un escondite secreto en las afueras de la ciudad, en el subsuelo de un sitio y luego los había hecho tirarse de un quinto piso. No se sintió muy bien al hacerlo, sin embargo, era todo para su propio bien. Era justificable ¿verdad?

De solo recordarlo torció un tanto los labios, pero siguió escalando. La mano izquierda le escocía un poco bajo los vendajes, pero no se quejó en lo absoluto.

Cuando llegó por fin al borde de la ventana soltó un suspiro de alivio. Poco cuidadosamente se adentró en el cuarto oscuro y, usando su excelente visión, comenzó a buscar a sus alrededores algo interesante que llevarse.

No fue muy difícil elegir. Había joyas en todas partes y cosas bonitas para observar. Abriendo el modesto saco que en su muñeca traía comenzó a lanzar anillos varios y gemas bonitas (todo esto sólo mirando el color, no el valor). En medio de la recogida de cosas unas pequeñas piedrecillas llamaron su atención: Eran siete rubíes hermosos que robaron su corazón inmediatamente. Sin pensarlo dos veces los tomó, diciendo a sí misma que si debía escapar rápido, esas siete piezas serían las únicas que no dejaría atrás. Ya tenía una idea de cómo usarlas.

Tan concentrada estaba en sus pensamientos que no se percató de la presencia nueva que estaba en el cuarto. No la oyó venir ni la sintió entrar… simplemente siguió saqueando el sitio como quien fuera por la mercadería a la tienda.
avatar
Vriska Serket {♏}

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 01/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Hace tanto tiempo ya...] Primer robo, primer error! (Privado, Eridan)

Mensaje  Eridan Ampora {♒} el Vie Mar 02, 2012 1:15 pm

Unas horas antes del incidente, se podía decir que todo andaba de maravilla, si no fuera por el hecho de que las noticias se propagaban rápidamente, siendo una de estas la muerte de una joven de sangre noble. Otra de su especie, claro, sino no tendría interés alguno en ello. Una pena, en realidad, pero nunca le conoció y nunca creyó que lo haría, y en verdad nunca se dio cuenta de que terminaría compartiendo mucho con aquella damisela.

Al final y al cabo, era un día, o mejor dicho, noche cualquiera. Y, como un día como otro, se paso el día leyendo, investigando, tratando de hacer conclusiones rápidas y fallidas, sin olvidar el hecho de que también estaba esperando cumplir la edad suficiente para poder navegar su hermoso barco, sin restricciones, sin gente estúpida que le molestará. Y zarpar, fuera del destino que le querían dar sus padres, fuera de aquel maldito lugar que se encontraba en tierra firme.

Tenía diecisiete, después de todo, solo diecisiete años humanos, nada más, ni nada menos. Y aunque se refería a ellos como “Sweeps”, siguiendo las tradiciones y jergas de su familia, seguía teniendo que respetar las leyes que ya habían sido establecidas por los humanos. Le era molesto, y tenía que esperar más de lo que le parecía necesario. Igual, un año vale la pena, para ganar su libertad de navegar por donde quiera, y no para nada más.

La cena transcurrió sin nada más que aquella noticia, sin ningún evento en particular. Una comida bien cargada, seguida de un postre rápido y después cada uno se retiraba a dormir, a excepción de él. Quién se ocultaba en su habitación, por culpa del insomnio que inundaba con la ayuda de una mente hiperactiva. ¿Cómo podía dormir, cuando habían tantos lugares que conquistar?

Se levanto de la cama silenciosamente, más con una rapidez al borde de lo creíble. En cuestión de segundos prendió la pequeña vela que había en un recipiente de plata cerca de él y salió de su habitación, entrando a la aventura, llena de un peligro imaginario, de ser atrapado con las manos en la masa. Se dirigió hacia la biblioteca, donde se encontraba aquel libro que tanto apreciaba. Los primeros movimientos fueron lentos, probando la resistencia de la madera, que apenas rechinaba al pisarla, y después se volvieron más rápidos, y a la misma vez más cuidadosos, causando el más mínimo ruido. Después de andar por unos minutos por aquel laberinto oscuro, llego a su destino, el cual abrió con gran facilidad, al poseer las llaves él mismo, y, como un ladrón experto, saco aquel texto. Pesado, claro, pero bastaría leer algunas páginas para que sus ojos cedieran al cansancio, haciéndole soñar con grandes aventuras e inmensos botines.

Se encamino a su habitación, pero fue detenido, solo unos pasos antes de llegar, por un sonido que no podía haber sido causado por él, ni por alguno de los sirvientes, pues era demasiado cercano y a la misma vez no se le podía ver, en otras palabras, provenía de adentro de su propia habitación. ¿Asesinos? ¿Secuestradores? Buen intento, pero, él sabía que dejarse ser presa de algún malhechor. Sin pensarlo dos veces entro a su estancia, haciendo su nueva presencia notarse pero sin dar suficiente tiempo como para reaccionar apropiadamente. Escogió su arma: Un fusil que se encontraba colgado, como un cuadro, adentro de la habitación. Extendió sus brazos y aquel rifle ya se encontraba en sus manos, y no dudo antes de apuntar, amenazando con la punta de la bayoneta que se encontraba unida a aquella escopeta.

Qué vista debió haber sido esa, un noble, en sus prendas de dormir, en una posición tanto ofensiva como defensiva como esa. Pero no era lo que estaba pasando por su mente en esos momentos. Miró a aquella ladrona, con una sonrisa algo arrogante, antes de preguntar. – ¿Has vvenido a asesinarme? ¡Deberían haberte advvertido que eso no sería fácil! - Como siempre, él era el centro del tema. Si no, ¿para qué más estaría aquel vándalo aquí?-
avatar
Eridan Ampora {♒}

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 01/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Hace tanto tiempo ya...] Primer robo, primer error! (Privado, Eridan)

Mensaje  Vriska Serket {♏} el Vie Mar 02, 2012 2:27 pm

Abrió sus ojos de par en par, sus manos congelándose en su sitio. ¿Cuánto tiempo había estado en esa posición? Seguro un montón, ya que sus pensamientos y sus acciones debían ser meditados profundamente, aunque el tiempo no le acompañaba. Se volteó, lentamente, sus ojos afilados observando en la oscuridad al chico que se encontraba detrás de él. No era la gran cosa, hay que decir. Era uno de esos estirados que aparecían de vez en cuando en las fiestas adineradas que solía asistir con su padre cuando las invitaciones caían. Seguramente le había visto, no estaba segura, sin embargo no le importaba en lo más mínimo.

Le miró despectivamente, sonriente, y luego cerró la bolsita que había llenado con su botín, apresándola en su muñeca para evitar la salida de lo que sea que pudiera salir. A pasos relajados caminó alrededor de aquél que parecía estar cercano en edad a ella, más alto y, para qué mentir, algo apuesto. Si hubiera sido otra la situación, Vriska seguro le habría saludado y lo habría mandado a joderse en lo más profundo de las aguas marinas con el resto de los engreídos que ya habían sido lanzados por la borda por lo mismo, sin embargo, ahora no podía darse aquél lujo. Bostezando un poco se sentó en la cama del chico, cruzando las piernas. Tenía que actuar relajada… era su primera vez robando y no podía dejarse pisotear por un enclenque de sangre violeta.

- Vaaaaaaaaya~ Estoy ¡Tan terri8lemente asustada! – dijo ella, agitando sus manitos en el aire. Su voz pintada de ironía y burla para con el otro - ¡Hay un sangre real en pijamas apuntándome con un adorno de pared! Oficialmente lo he visto toooooooodo~ ¡Hahahahahahahaha! – Posando una mano en su mejilla miró al otro, aparentando estar totalmente divertida cuando, la verdad, estaba asustada a muerte. Sí… tenía mucho miedo. Nunca llegó a pensar que su primer intento de robo terminaría con ella siendo descubierta y amenazada con un arma que, si bien colgaba de una pared, bien podía estar cargada y lista para disparar. Trataría de usar su visión octodoblada para descubrir la presencia de carga, sin embargo, debía esperar a que el otro se desconcentrara lo suficiente para poder hacerlo - ¿No que los niños 8uenos se van a dormir a esta hora? Si disparas eso tus padres descu8rirán que no esta8as en tu cuarto, si no husmeando por la casa a oscuras. – No estaba segura de si lo que decía era cierto. Tenía poderes mentales, podía leer la mente… al menos eso había dicho su madre que podía hacer. Si tenía suerte todo eso sería hereditario, pero no lo sabía con certeza ya que nunca había intentado nada más que usar su vista octodoblada.

Miró el armatoste un poco nerviosa y luego examinó al chico de pies a cabeza. No tenía apariencia de ser capaz de matar una mosca, es más, según ella no parecía tener mucha habilidad física que digamos. En vez de orejas tenía aletas “¿Cómo dia8los puede escuchar con esas cosas?” y su cabello era rarísimo “horri8le”. Oh, dios, ¿En qué se estaba convirtiendo la raza de los trolls? Bastante “calmada” tomó la bolsita en sus manos y comenzó a revisar las piedras preciosas. Ya se podía despedir de todas ellas, con el dolor de su alma.

- N8 me interesa m8nch8r mis man8s c8n tu asquer8sa s8ngre, a l8 únic8 que habí8 venid8 era a ampli8r mi ya extens8 8otín 8ntes de s8lir a n8veg8r p8r el mund8. – Contestó a su pregunta cuando comenzó a tirar una a una las piedras al piso. ¿Por qué le contaba esto? Tenía la esperanza de que si alguien se llegara a enterar de que había sido vencida en tierra, se supiera que ella era una increíble pirata que siempre codiciaba, no importa donde estuviera (aunque no fuera cierto). Un poco de fama antes que la gloria no está mal ¿verdad? – 8asura, 8asura, 8asura… - miró un precioso circón con expresión de asco – pensa8a que los adinerad8s tenían mej8res gust8s p8r8 c8n las j8yas… 8h, bueno. Supoooooooongo que podré enc8ntrar c8sas mej8res al n8rte de Inglaterra.

Spoiler:
Abusé de su quirk porque está especialmente nerviosa.


avatar
Vriska Serket {♏}

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 01/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Hace tanto tiempo ya...] Primer robo, primer error! (Privado, Eridan)

Mensaje  Eridan Ampora {♒} el Dom Mar 04, 2012 10:11 am

Aunque la reacción solo duró unos minutos, temía, o más bien, solo deseaba que no durara más. Igual, en aquellos momentos no pudo evitar sino tratar de inspeccionar a aquella vándala. No le reconocía, para nada, pero es que en verdad no se encontraba buscando en las numerosas fiestas, sino en aquellos delincuentes que tenían sus momentos de fama en los periódicos. Aún así, con esfuerzo, podría admitir que le había visto en algún lugar. ¿Un poster, una obra de arte, o quizás un simple garabato? No lo sabía, y además se estaba yendo demasiado lejos del tema presente. El problema era… ¿Qué haría con ella?

Lo obvio sería entregarle, pero un pequeño combate no haría mal, ¿no? Además la idea de tener una pelea a muerte en medio de la noche sonaba, de una u otra manera, atractiva. El sonido de la chica cerrando la bolsa que contenia algunas de sus joyas, caras, pero no por ello preciadas, pues aquellas las guardaba en un lugar mejor, le distrajo de sus pensamientos, y no pudo evitar sino darle una mirada muy breve antes de apuntar de nuevo a aquella joven. Joven, sí, ahora que lo procesaba mejor, esa chica era quizás un año menor que él. Su historia le picaba un poco la curiosidad, pero, otra vez, no era el momento adecuado.

Frunció el ceño al ver de la manera por la cual le miraba aquella mujer. ¿Quién se creía que era? Le siguió encañonando con el rifle que tenía en la mano, mas dejo de apretar la empuñadura de este con la fuerza con la cual lo había hecho antes. Se encontraba más calmado ahora, pero estaba listo para atacar cuando fuera necesario. Todo esto era, en algún nivel, emocionante. Su expresión cambio repentinamente al escucharle hablar. Su tono le causaba una leve irritación, pero a la misma vez su voz le causaba tener ganas de escucharle, aunque sean insultos que respondería luego. De verás se creía el hecho de que su contrincante no se encontraba asustada por haberle encontrado con las manos en la masa, pues nunca fue bueno viendo debajo de la coraza, y menos en alguien que tenia tanto talento en disimular.

-Dejo salir una pequeña risa al escucharle - ¿Disparar? ¿Para qué? –Dijo, acercando el filo de la daga que contenía la bayoneta, que con suerte se encontraba unida al fusil, a su garganta.- ¡Podría apuñalarte en la garganta y ya no tendría más problemas! –Una sonrisa arrogante había invadido su rostro, sin esperanza de ocultarse de nuevo.- Además, ¿A quién le vva a importar la vvida o muerte de alguien como tú? No eres nadie. -Aquella conversación parecía salida de una ficción, por lo dramático que no podía evitar en sonar. Pero, ¿qué podía hacer? Sus manierismos eran así, y le daban un toque teatral a toda situación, cosa que disfrutaba.

Tsk. –Dejo salir, como una muestra de disgusto, al escuchar esto. Antes de abrir su boca otra vez, ahora expresándose con más énfasis en sus palabras- ¿Mi asquerosa sangre? ¡¿La mía?! -un indicio de furia había aparecido en su tono de voz- Los habitantes de la tierra, como tú, me fastidian. Inútiles, sangres bajas... Aunque la tuya no parece serlo tanto. –Le dirigió otra mirada a las joyas que dejaba caer, lentamente. Bajando un poco su arma sin querer, y sin darse cuenta de esto.- Claro, ¿con qué navvegas? ¿Una pequeña canoa de madera? No debe ser nada comparado a mi barco, ¡seguramente! –Dejo salir una carcajada, pensando que sus palabras ofenderían de alguna manera-
avatar
Eridan Ampora {♒}

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 01/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Hace tanto tiempo ya...] Primer robo, primer error! (Privado, Eridan)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.